EL JABALÍ AZUL (III)

¿Quién, en lo profundo, se vale de nosotros para romper su silencio ?
Rafael Cadenas,
Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca-Ciudad de Granada 2015.

Allí, en el abismo nocturno en el que descansan las eras, resuenan entre tambores viejos las palabras del viento y el quebrar de la tormenta. Decenas de hombres y mujeres, figuras de bruma y perla, susurran la historia de los siglos preñados de vida que quedaron atrapados en el verbo. Hay voces de opio denso suspendidas en nubes etílicas, como caricias de mujer tras los velos. También hay palabras esgrimidas con el tañido del machete en la manigua , vestido con el óxido sanguíneo de las viejas Españas.

El humo que emerge del pecho del santero baña las levitas inglesas que en tiempos reposaron sobre hombros sabios. En ellas la Historia cuenta que hubo un tiempo en el que la gloria de los hombres se dibujaba en letras doradas, dónde Ser y Estar conformaban un sólo verbo que respondía al indómito sentido de la Belleza. Y, después, a la par, en este preciso instante en el que todo es tiempo, se alimenta el fuego con la yesca que dejan tras de si los sueños, crepitando cuentos al prender de la forma correcta. Es ahí dónde se escucha, si estas bien atento, el profundo llanto de la Voz del Silencio por el Agua de la Vida que manan nuestros pechos. En otro tiempo a esa Voz la llamaron poesía pero esos eran, en definitiva, otros tiempos.

Entre las sombras de este baile de brillantes espectros, una mujer con la voz de cientos se viste de filmina muda y camina hacia el fuego. Mientras, un niño enjuto de lágrimas dibuja pájaros en la arena coralina que rodea la hoguera, soñando trenes surcar el cielo, urdimbres de mangle sobre el cieno, islas arrastradas por las mareas. Son sus ojos el cuento porque sabe, como eterno niño viejo, que las palabras no son sinceras, solo certeras, y que la poesía, la poesía, este dónde este, siempre espera.

Alejandro Mejías.
(A ti, por haber llegado en el momento preciso al lugar correcto.)


No lo olvides,
compartir o comentar la obra de un artista es la mejor forma de valorar su trabajo. 

Anuncios